“EL CONTRABAJO, ME ESCOGIÓ A MI”: JUAN PABLO SÁNCHEZ

Category
Historias por contar
About This Project

Egresados que llevan en alto el nombre de la Red de Escuelas de Música de Medellín

 

El contrabajo es el instrumento más voluminoso de la familia de las cuerdas, su sonido grave y dulce como lo describe Juan Pablo Sánchez fueron características esenciales para que este joven músico, en 2010 se decidiera por escogerlo como compañero de vida.

 

Un músico inquieto y lleno energía es este contrabajista que ingresó a la Red en la Escuela de Música Boston, cuando tenía 14 años. Este joven artista asegura que se enamoró por completo de este instrumento, pero que siempre ha creído que el contrabajo lo eligió a él.

 

“Como una suave melodía me acogió y me conquistó. Cada nota que sale de él me conecta con el mundo, con Dios y quiero que mi vida se convierta en una bella sinfonía” agregó.

El contrabajo es un instrumento importante para muchos tipos de música: jazz, rock, clásica, tango, etc, pero para Juan Pablo, su instrumento le ha dado un significado muy especial a su vida, “cada nota me ha permitido saber que hubiera sido imposible dedicar mi vida a otra cosa, que no fuera la música”.

 

Su paso por la Escuela, una de las 13 especializadas en cuerdas de la Red y ubicada en la Comuna 10 de Medellín, se convirtió en el lugar preferido en sus horas adolescencia, en donde la música era un reto diario.

Este año, Juan Pablo ya no está con nosotros, pero nos contó que recuerda su escuela “como un espacio para hacer amigos, para tener más familia. Un lugar en donde la creatividad fluye y la música se vuelve en sí misma el instrumento para expresarnos”.

 

Su pasión por la música, lo ha llevado a diferentes partes del país y del mundo. En la actualidad cursa estudios de Bachelor en el Prins Claus Conservatoire en Gronigen/Países Bajos, en donde junto a grandes maestros como Sorin Orscinschi y Catalin Rotaru afianza su formación artística en música.

 

También comentó que es miembro de la Haydn Jeugd Strijkorkest, una orquesta de cuerdas en el norte de Países Bajos, que tiene la ambición de lograr un alto nivel musical con jóvenes entre los 9 y 19 años. “Estoy en la Haydn bajo la dirección del director y violoncellista Jan-Ype Nota y hace poco fuí elegido por audición como Primer Contrabajo en la JeugdOrkest Nederland, bajo la dirección del Maestro Jurjen Hempel”.

 

Durante cinco años continuos, Juan Pablo dedicaba la mayor parte de su tiempo libre a estudiar su instrumento, ensayando, concierto tras concierto. Este joven músico hacía parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil; participó en los distintos festivales musicales de la ciudad, como Festicamara, festivales de Opera y viajó con la Orquesta a festivales en Tunja y Pereira.

 

“En mi paso por la Red, tuve la oportunidad de conocer nuevos maestros como Scott Yoo, Michael Gilbert y muchos solistas de talla Internacional. Experiencias que, sin duda, generaron mayor interés por conocer la música que se producía desde el contrabajo”, dijo.

 

Juan Pablo, es recordado en la Escuela de Boston por ser un chico comprometido con sus estudios, con la orquesta y con sus compañeros, y es por ello, que es uno de los egresados que nos llenan de orgullo y que, sin importar, si la música es su profesión, sí sabemos que nos recuerdan como entorno protector.

 

“La Red de Escuelas para mi significó esa semilla de amor hacía la música, me brindó la oportunidad de conocer un mundo nuevo y enamorarme completamente de él, es por eso que pienso que el programa es una gran oportunidad para que todos los niños, niñas y jóvenes de la ciudad puedan conectarse con el arte y su ciudad, desde la música”.

 

Es por eso que, durante 20 años a través del disfrute y el aprendizaje de la música, en la Red, hemos encontrado miles de relatos por contar y Juan Pablo, es una de esas historias de vida transformadas por los logros sociales y pedagógicos que han aportado a la construcción de la ciudadanía cultural de Medellín y que a partir de abril estaremos destacando junto con una programación especial.

Por: Daniela Cortés Jaramillo

Periodista