“LA MÚSICA ES VIDA”: ORIANA KEFER QUIRÓS

Category
Historias por contar
About This Project

Una sociedad sensible e incluyente es una misión, es el resultado de la formación en convivencia que se logra a través de las prácticas artísticas y culturales, o al menos así se percibe en la Red de Escuelas de Música de Medellín. En donde, más de 4 mil niños, niñas y jóvenes confluyen alrededor de las notas musicales, de las clases corales y en los momentos de esparcimiento desde la expresión corporal.

 

Oriana Kefer Quirós, hace parte de esta población estudiantil. Tiene 21 años y los últimos quince los ha vivido en la Red de Música, como violinista en principio y ahora con el contrabajo. Es estudiante de noveno semestre de Comunicación Audiovisual pero no descarta la idea de empezar próximamente la carrera en Música; pues ella la considera como un motivo para respirar profundo, para enfrentar nuevos retos, para encontrar la trascendentalidad de las cosas simples, ella la traduce sencillamente como vida.

En Agosto continuamos celebrando 20 años de este programa de ciudad “La música es sinónimo de vivir, y no cualquier vida. Se refiere a disfrutar y a entender la realidad de una manera diferente. Por eso para mí, estar aquí en la Red y tener la música conmigo siempre, lo es todo” aseguró Oriana.

 

Sobre el programa asegura que fue la excusa perfecta para enamorarse de Ratti, su contrabajo. Afirma que fue en la Red en la que conoció las personas más maravillosas, profes que le dan impulso a su vocación, amigos para toda la vida y el refugio más grande para creer en que se puede construir un mundo mejor.

 

Ver a Oriana en el escenario es una descarga de energía, su baile con el contrabajo no solo impacta al público en los conciertos, sino también le inyecta emoción a sus compañeros de Ensamble.

 

“Mi instrumento se llama Ratti, que significa la Diosa Hindú del deseo y la pasión. Es un homenaje a todos esos sentimientos que vuelcan nuestro corazón gracias a la música y de esa forma, ¿Cómo no bailar? Bailo y me disfruto cada concierto, cada ensayo, de eso se trata en la Red. Fui bailarina mucho tiempo, bailar es lo mejor y mucho más si es con el contrabajo” agregó.

 

La música es una explosión de buenos sentimientos, de secretos que entran suaves en tus oídos y de momentos únicos que solo quién de verdad goza de este arte puede sentir.

 

Oriana pertenece al Ensamble de Músicas Populares desde el año 2014, su paso por esta agrupación integrada se lo agradece a Jhonny Passos, el actual director de este grupo, quien la invitó a audicionar en esta propuesta musical de la Red.

 

“Desde que Jhonny me invitó yo vivo feliz y enamorada. En el ensamble todos somos solidarios, nos ayudamos y encontramos innumerables placeres y emociones en cada partitura y obra que montamos. Mis compañeros son parte de mi familia” contó Oriana.

 

La Red de Escuelas de Música lleva 20 años fomentando la construcción y preservación de la identidad cultural de la ciudad, y para Oriana, “hablar de este programa es hablar de historia, y para mí La Red es mi propia historia, allí está el recuerdo de mis mejores días, mis amigos y el banco de experiencias que cada año vivo”.

 

Ella, también asegura que “la Red ha hecho que Medellín sane muchas heridas, que con palabras como perseverancia, resilencia, solidaridad, disciplina y convivencia han puesto bases para que muchos jóvenes cambien su percepción sobre la vida y la ciudad. La música es el mejor hobbie, es la mejor profesión, es tal vez la mejor forma de vivir”.

 

Esta joven contrabajista trabaja actualmente con otros compañeros en el montaje de “Música diversa” el concierto de temporada del Ensamble de Músicas Populares que se realizará el próximo 29 de agosto, en el Teatro Universidad de Medellín. Ella junto a otros instrumentistas que aman este arte presentarán un recorrido por nuestra música colombiana. Por eso, si quieren conocerla y dejarse contagiar por su talento acompañen a la Red en esta muestra musical.

 

Finalmente, la chica de cabello rizado que busca el significado más profundo en cada cosa que le sucede, cree que “en la Red se aprende a ser más sensible y valorar cada cosa que proviene del mundo. Pero lo más importante, es que te regala algo que nadie te puede quitar nunca: la música”

Por: Daniela Cortés Jaramillo

Periodista