SARA VALENTINA, ES LA GANADORA DE LA PASANTÍA CON FUNDACIÓN SALVI

Category
Historias por contar
About This Project

Sara Valentina, es integrante de la Orquesta Sinfónica Juvenil que viajará en Enero al Festival Internacional de Música de Cartagena.

 

“La timidez me llevó a la trompeta” esa es la razón que dice Sara Valentina Pulgarín que fue su primer motor para llegar a la Escuela de Música Santa Elena, en donde lleva 8 años aprendiendo y disfrutando con la música.

 

Este instrumento prehistórico, reconocido por su complejidad musical se convirtió en el reto más grande de esta joven, que hoy espera ansiosamente empezar un nuevo desafío musical con la Fundación Salvi. Sara es la ganadora de la Pasantía en Mantenimiento y Reparación de Instrumentos de Viento Sinfónico que ofrece esta fundación, creada desde la primera edición del Cartagena Festival Internacional de Música en el año 2007, destinado a apoyar los procesos de formación musical de todos los jóvenes y niños del país.

Sobre la pasantía que se desarrollará durante 17 semanas, Sara dice que son “muchas las expectativas que tengo con este proyecto. Espero aprender mucho y poder aplicar en la Red estos conocimientos”

 

Tres trompetas conforman la Orquesta Sinfónica Juvenil actualmente, una de las agrupaciones integradas de alto nivel de la Red, dirigida por el Maestro Juan Pablo Noreña, en donde Sara es instrumentista desde hace 5 años.

 

“Comparto un instrumento que tiene el mito de ser para hombres, y aunque soy muy tímida, es difícil mantener el anonimato siendo la única trompetista en la Orquesta” dijo Sara.

 

Sara Valentina, estudió al tiempo oboe, un instrumento que poco tiene que ver con los sonidos del metal, pero que también llamaba su atención, sin embargo no logró apasionarla tanto como la trompeta “cuando ingresé a la Orquesta Intermedia entendí que tenía que decidirme y desde eso estoy con la trompeta, simplemente la amo”

 

Ella dice que prefiere la música orquestal por encima de los ritmos tropicales de los cuales la, trompeta es un instrumento privilegiado, cree que en gran medida ese gusto se debe a los procesos formativos de la Red que en sus inicios tenía gran inclinación por la música sinfónica.

 

“La Red es un programa maravilloso que creo que nos encierra en una burbuja en donde vibramos con la música y lo de afuera no nos toca. El apoyo psicosocial es un componente fundamental, en lo personal ese acompañamiento me ayudado a relacionarme con mi entorno mucho más fácil”

 

Sus planes de vida van de la mano de su crecimiento musical, espera presentarse pronto a la Universidad de Antioquia y trabaja de la mano de la profesora Eliana Palacio de Chello para estudiar los puntos que cree que “la tercera sea la vencida”. Por lo pronto espera seguir con sus ensayos en la Banda Escuela Santa Elena y con la Orquesta Sinfónica Juvenil.

 

“Quiero poder vivir de la música, porque la música da vida, da esperanzas y propone retos todos los días, cada partitura es un nuevo desafío”.

Por: Daniela Cortés Jaramillo

Periodista